Amazon Deals

viernes, 11 de septiembre de 2015

SIGUE LA VIDA NATURAL, Mariano Lisa Escaned (Barcelona, España)

SIGUE LA VIDA NATURAL

VERSOS GNÓMICOS

Fluye cada existencia por el único
surco, en que la vida puso su semilla,
donde se desarrolla larga o corta,
grave o liviana.
   No entendemos el tiempo ya pasado,
mas queremos forjar un buen futuro,
malogrando el presente por descuido,
si no a propósito.
    Quien busca en los rincones y en las cuevas
foscas, encuentra mundos ignorados.
Más que cualquier vidente el ciego advierte
solo con tacto.
   No sabe más quien tiene más maestros,
sino quien a sí mismo se ejercita.
Para que se adivinen los enigmas,
hay  que vivirlos.
    Para que se resuelvan tus problemas,
no delegues en otro tus tareas.
Sé como el mundo: gira en torno al Sol,
girando él mismo.
   Es mejor caer por mirar al cielo,
a seguir por el mundo sin ver nada:
La noche con sus astros es un mapa
lleno de vida.
   Dos triángulos son iguales cuando
son iguales sus ángulos y lados.
No seremos iguales los humanos
sin conjugarnos. 
   Quien desprecia el principio material,
él mismo se aprecia como un fantasma.
Si solo tienes alma inmaterial,
 no tienes vida.
    Quien confunde razón con interés,
niega la humanidad del ser humano.
Como dice el refrán, “confunde el necio
Valor y precio”.
   Dijo Anaximandro: “En el origen
mismo de las cosas también se engendra
su extinción”.  Lo vemos así en la historia
toda del hombre.
Canta Jenófanes de Colofón
épico en un hexámetro: “En efecto
todos hemos nacido de la tierra
como del agua.”
   ¿Qué puedes aprender, si no conoces
quién eres realmente: tierra y agua?
Sin base se desploma el edificio.
No olvides lo obvio.
    “Es razón lo común”. Esta es la tesis
puesta en pie por el solitario Heráclito.
Sienta tu vida sobre lo común,
no en lo privado.
   Tiemblas y vacilas como un borracho,
pues vives sin medida de razón.
Si no me crees, en tu viaje a Éfeso
pregunta a Heráclito.
    Tienen sentido doble los sentidos:
nos aparece inmóvil nuestra Tierra,
cuando se mueve. Así falso es seguir
solo un sentido.
   Una, inmóvil, eterna es la razón.
Puntos , que en el tiempo se mueven dobles
y dan realidad a la apariencia,
son los sentidos.
   Entre el lloro y la lágrima nos vemos
del pañal al sudario sin remedio.
Somos como somos: solo animales
bravos o mansos.
   Somos y no somos fortuitamente.
Polvo del suelo o juguete del viento,
en la fosa del cementerio  vemos
cuánto y qué somos.
    Como flecha volátil, que la diana
siempre acierta, así el tiempo sin límite
con una muerte cierta nos limita
y nos define.
   ¡Sal! ¡Ve fuera! La vida es nuestro viaje.
Solo quien abre las puertas al mundo,
sabe su intimidad, pues tiene luz.
Fuera estás dentro.
    Mira cuanta belleza hay en el mundo.
Eres viajero. Estás de mero paso.
Presta al concierto de tierra y de cielo
oído atento.
   Tejen los sueños la trama en la vida.
Si sabemos soñar en la vigilia,
tenemos la candela que ilumina
nuestro camino.
      Más vale ser prudente que ser fuerte.
Pesado es el poder.  El saber es
ligero. El amor tiene alas. Quien sabe,
amando vuela.
   Son comunes el aire y la razón.
Nadie debe negar a nadie tales
bienes.  Gozar de tales medios es
justa justicia.
   Vive con sencillez y goza en calma
tu casa, que es la Tierra, en cuyo seno
te acoge y alimenta como madre
pródiga y buena.
   Vana la gloria con afán levanta
vacios y arrogantes rascacielos,
ignorando el ejemplo de Babel,
fuente de duelos.
   No esperes que promulguen los políticos
una ley. Sigue la ley natural.
Ama sensato la naturaleza
como a una madre.
    Quien se mantiene con lo suficiente
y necesario vive satisfecho.
Quien prescinde de la fama y del lujo,
vive en lo justo.
    Quieres solazarte, busca el retiro.
Quieres buena fama, ciñe tu frente
con una corona de pensamientos
simples y humildes.
   No digo nada nuevo. Lo que digo
son máximas antiguas. Olvidándolas,
no somos mejores, sí empeoramos.
¡Qué triste especie!
   El poema es un eco de la sabiduría antigua, expresada en los aforismos y los fragmentos de los pensadores presocráticos, sin olvidar las filosofías estoica y epicúrea ni a los sabios judíos de la Alejandría ptolomaica, y está compuesto en estrofas sáficas –el verso de Safo de Lesbos-, al modo de los líricos arcaicos griegos y de los  poetas latinos clásicos.
    Barcelona, 24 de agosto de 2015,  a las 13:15; y  9 de septiembre de 2015, a las 11:45 de la mañana.

MARIANO LISA ESCANED.

No hay comentarios:

Publicar un comentario