Amazon Deals

martes, 30 de abril de 2013

JURO, Nadia Tuéni (Líbano)



MIÉRCOLES, 1 DE MAYO DE 2013

JURO



JURO

Juro
Haber recibido en pleno rostro la bendición del sol
Cuando desde lo alto los árboles son graves
Y el color neófito
Cuando el mundo da sus primeros pasos
Tras la noche
El aire comparte un mismo amor
La tierra que late en mi pecho tiene forma de desierto
Hay agua fuera de los muros
Que constata la soledad en el preciso momento del retorno
Juro por el viento denso de almizcle
Por la arena que se levanta en armas
Por el beso de un cielo abierto
Por la tradición que me anula
Juro
Haber querido este tiempo que recuerdo



Nadia Tuéni- Líbano


____________________________


Nadia Tuéni (1935-1983) es una poetisa libanesa de expresión francesa. Hija de padre libanés, el diplomático y escritor druso Muhammad Alí Hamade, y de madre francesa, de su poesía se ha dicho que posee los ritmos, las visiones y la suntuosidad del verso árabe clásico. A pesar de que la poesía fue su principal forma de expresión literaria, Tuéni colaboró en periódicos y otras publicaciones tanto árabes como francesas, al tiempo que impartió numerosas conferencias y animó diversos encuentros literarios de escritores árabes, tanto en su Líbano natal como en el extranjero. Toda su obra, y especialmente la poesía, está marcada por una intensa y radical búsqueda interior que la condujo a ponerlo todo en cuestión. Compartió los viajes y peripecias personales y profesionales de su marido, el periodista y político Ghassan Tuéni, editor del diario An-Nahar, decano de la prensa libanesa, desde Beirut a París y, después, Washington y Nueva York, donde aquél fue embajador y representante del Líbano ante la ONU. En 1973, Tuéni recibió el Premio de la Academia Francesa.

RINCÓN DE OBSIDIANA, Benjamín Adolfo Araujo Mondragón


RINCÓN DE OBSIDIANA

Estoy en el rincón de mi memoria,
escarbo con cuidado y nada encuentro;
quiero tener aquí las sensaciones
de cuándo te encontré y pude amarte;
pero no puedo, algo me lo impide,
una obsesión por brillar mi pensamiento,
una ansia por pelear contra el olvido.
Un deseo de vivir, así sea de recuerdos,
dulces momentos, sensaciones efímeras
pero duraderas que, no obstante,
se esconden como ratas en la cueva del olvido
como queriendo recrear otros momentos…
los de hoy, los de mañana, los de hace un rato:
para que parezca un gato boca arriba,
jugueteando con prisa contra el olvido.

TU BOCA, Beatriz Cáceres


martes, 30 de abril de 2013

TU BOCA...




Tu boca...
abraza mis labios,
despierta deseo,
en el delirio del beso.
Y es en tu boca...
tu boca...
donde mi corazón
bucea entre arrecifes,
de cristalizados sentimientos.
Beso a beso...
dibuja la linea de mi cuello,
la curva de mi nuca...
deslizándose hacia el abismo
de mis hombros...
Y es en mi boca...
mi boca...
donde se describe tu nombre,
y mi voluntad 
desaparece como suave brisa...
casi sin querer,
por que deseo el aire
que se encierra 
en las alas de tus labios.
Y es en tu boca,
tu boca...
donde mi piel...
es la seda,
que apenas puede ocultar,
las llamas que envuelven
mi alma de deseo.

MEDIO SIGLO DE RAYUELA DE JULIO CORTÁZAR


Medio siglo de Rayuela de Julio Cortázar

A 50 años de su aparición, escritores opinan sobre la vigencia y las lecturas de uno de los libros más importantes de Cortázar y de la literatura latinoamericana
A pesar de que para muchos intelectuales está perdiendo viegncia, según la escritora Ana Clavel, "Rayuela" es una novela entrañable, con personajes memorables y episodios de antología. Archivo / EL UNIVERSAL
Rayuela fue pionera de la literatura en la era de Internet
CIBERESPACIO. Rayuela fue pionera de la literatura en la era de Internet. (Foto: CARREÑO EL UNIVERSAL )
Sábado 27 de abril de 2013Alejandro Toledo | El Universal00:05



Una dama juguetona a la que le gusta ir de allá para acá, dando saltos, cumple medio siglo de vida. Hay quien aún enfrenta su propuesta lúdica de forma gozosa (como una fuente de renovación constante de la narrativa en lengua española) y quien no gusta ya de tantas idas y venidas, y descubre en el rostro de Rayuela, la novela que el argentino Julio Cortázar (1914-1984) publicó en junio de 1963 en la Editorial Sudamericana, graves señales de cansancio.
Hace unos años, a lo largo de 2006, en las páginas de El Universal se suscitó una polémica doméstica en la que un grupo de escritoras (Ana Clavel, Rosa Beltrán y Cristina Rivera Garza, entre otras) acusaban algunas inconsistencias en esa novela de Cortázar; les inquietaba, sobre todo, el papel pasivo de los personajes femeninos. La defensa de Rayuela estuvo integrada sobre todo por escritores varones: Rafael Pérez Gay y Daniel González Dueñas, entre otros.
Consultados algunos de los implicados respecto a ese curioso intercambio de ideas, hay quien prefiere tirar el cartoncito, o la corcholata, y pasar a otra casilla; y quienes, como Cristina Rivera Garza y Rosa Beltrán, se mantienen en lo dicho.
Esta última, por ejemplo, vuelve a sus reflexiones de entonces: "Ver en la Maga un ‘ideal estereotipado de lo femenino' no dice que su autor sea un mal escritor. Ni siquiera es un pronunciamiento en demérito de la obra. (...) Pero hacer esta observación abre espacios para pensar en una lectura nueva. (...) Frente al deslumbramiento incesante de sus cuentos que no pierden un ápice de vigencia, no sólo la Maga, muda y expectante, nueva Penélope que deja morir a Rocamadour, levanta sospechas. Es su libertad perdida, la falta de frescura, que está no en lo que deja de hacer o de decir sino en la técnica narrativa con que su autor antes nos deslumbraba al mostrar un mundo que parecía ilimitado y que hoy nos parece algo estrecho".

Su lado más conservador
Coincidió con ella Rivera Garza, y lo hace ahora, retrospectivamente, al decir: "Ahí es donde está la Maga en su mundo separatista y donde los hombres discurren sin parar sobre ideas sobadas con ánimos de semental. Ahí están las observaciones snob, marcadas por larguísimas citas textuales de libros que se quieren de culto pero que con los años se han convertido en manual. Ahí es donde se vuelve necesario aniquilar el cuerpo de La Maga mientras se le hace el amor. Se trata, sin duda, del lado más conservador de Rayuela, la sección donde las definiciones hegemónicas de género y clase brotan como si fueran cosa natural. Este es el modo de Rayuela por donde se nota más el paso del tiempo. Aquí es donde cae pétalo a pétalo, marchita".
Ana Clavel, en cambio, parece haberse reencontrado con Cortázar: "Independientemente de la novedad estructural, aquel famoso tablero de navegación con instrucciones para que la lectura fuera más azarosa, creo que Rayuela es una novela entrañable. Con personajes memorables, con episodios de antología. No, definitivamente no creo que haya envejecido. Ahora que si le añades la propuesta lúdica de Cortázar, tampoco creo que se haya vuelto anacrónica. Por el contrario, si uno observa nuestra manera de leer en el ciberespacio, saltando de una virtualidad a otra, Rayuela fue pionera de la literatura en la era de Internet".
Y se acerca así al bando de Rafael Pérez Gay, para el que aquella polémica casera es sólo una cuestión anecdótica, y quien opta por referir su historia con la novela: "Leí Rayuela al menos tres veces en los años 70 con esa obsesiva devoción que sólo tienen los adolescentes. Recuerdo que en esas páginas sentí por primera vez, con toda seriedad, que la literatura podía conectarse directamente a la vida de todos los días y que a través de la lectura podría lograrse el módico prodigio de volvernos más aptos para la vida misma. He reencontrado muchos de los párrafos subrayados que memoricé en la parte más alta de varias noches de asombro en aquel año, cuando el joven que fui descubrió en Rayuela una de las aventuras mayores de la libertad que, a fin de cuentas, es la sede de la intimidad".

Tan lejos y tan cerca
El juego crítico también da saltos inesperados. Al pedir una toma de partido, unos celebran los 50 años de la novela y otros confiesan su distanciamiento de ella.
Para el ensayista argentino Saúl Sosnowski los buenos textos no son fechados, se renuevan con cada lectura. Dice: "Rayuela marcó a nuestra generación y varios motivos que allí se dan nos siguen recorriendo, desde la búsqueda de la Maga hasta el exilio o el tenue balance entre la razón y la locura".
Recuerda Javier García Galiano que en la preparatoria se distinguían dos tipos de lectores: los de Cortazar y los de Borges. Él se ubicó siempre entre estos últimos. "Sin embargo", comenta con ironía, "se trata de un libro muy emblemático de esos tiempos colegiales. Ignoro si los preparatorianos de ahora lo lean".
Ana María Shua, narradora argentina, propone que la novela misma de algún modo previó estas lecturas contrastadas. "Tal vez no resista hoy una lectura desapasionada pero vive a través de su peso en toda la literatura latinoamericana: por reverencia o abominación, sigue siguiendo un texto sagrado. Para los adolescentes de los 60, como para muchos otros adolescentes de ahí en adelante y aún hoy, Rayuela es una especie de Biblia que propone un manual de conducta, una suerte de Imitación de Julio Cortázar, como profeta de su propia religión. Más de 500 mil entradas en el Google relacionan Rayuela con la Biblia. Jugando a desacralizar la cultura, Cortázar la endiosó hasta alturas a las que nadie antes había llegado".
Sobre la vigencia de Rayuela, dice el crítico peruano Julio Ortega: "Las novelas se leen de modos distintos en diferentes épocas. Hay que recordar, sin embargo, que el gusto no es una forma de la verdad sino una imagen en el espejo. Hoy se entiende el gusto no como la definición de una obra sino como nuestra autodefinición. Por eso se afirma que el gusto es fugaz, y un testimonio de nuestra propia fugacidad. Por ello, si nosotros creemos que Rayuela es una novela que se lee mal hoy, ya podemos sospechar lo que pasará con las nuestras".
Para ubicarla en el tiempo, retoma aquello que decía Pedro Salinas: que la española era una literatura de la cintura para arriba, y asegura: "Rayuela fue de las primeras en romper el tabú de la sexualidad. Nuestras novelas, incluso las mejores, despachan pronto y mal el acto sexual. Otro tanto ocurre con el humor. El de Rayuela es una corriente de ironía y simpatía. Eros y humor se alimentan mutuamente. Como todas las grandes obras, Rayuela nos deja la emoción de lo genuino, esa nostalgia".
El español Julián Ríos empezó a jugar a la Rayuela desde su salida y al cabo de medio siglo le parece que conserva su frescura original. "Abrir Rayuela es una incitación al viaje libre, donde el lector es elector de su itinerario, verdadero salteador de caminos, que puede renovar los saltos y asaltos por sus cuadriláteros de papel sin agotar el juego de la literatura aleatoria y de la relectura."
Reconoce, no obstante, al bando de los recortazarianos, "empeñados en recortar y cortar a Cortázar", para los que, por ejemplo, los cuentos están muy bien o en último caso pueden pasar, pero no hay que pasarse de la raya o de la Rayuela, que es excesiva. "Cómo no va a ser excesiva una obra que desde el comienzo avisa que ‘este libro es muchos libros'... Cortázar es un modelo para armar y no es posible eliminar una parte de su obra sin mutilarla."

Voluntad por el asombro
La ensayista Malva Flores testimonia así sus afectos con Rayuela: "No creo en la caducidad de las obras de arte. No leeríamos nada que no fuera el ‘hoy'. Creo en la pervivencia de lo que íntimamente nos reúne a todos alrededor de experiencias que van más allá de las fechas, de los experimentos, incluso del vocabulario o los compromisos políticos. Recordamos, retenemos, aquello que nos compete y que es una forma de la poesía. Rayuela aún mantiene esa forma para mí".
Y Juan Villoro resume, al fin, estos avatares de una novela ya casi cincuentona: "Como tantos, leí Rayuela no sólo como una novela sino como un libro de autoayuda, tratando de parecerme a los personajes. Cortázar aborda temas eternos como el amor, el exilio, la muerte de un niño, pero también depende de referencias culturales y gestos formales como leer a saltos o poder prescindir de algunos capítulos. Hace unos años di un curso sobre Cortázar y me quedó claro que la evocación poética de París, las escenas gozosamente absurdas (el concierto de piano, la tabla para unir dos edificios), el capítulo erótico con palabras inventadas, el humor y el drama (la muerte del bebé) mantenían toda su fuerza; en cambio, las muchas alusiones culturales sonaban viejas y demasiado pedantes, dignas de un señorito latinoamericano que se esfuerza por parecer europeo. A la distancia me gusta mucho más Los premios, novela menos efectista y celebrada, pero que no depende de citas culteranas sino de sus extraordinarios personajes y su impecable historia".

POESÍA ERÓTICA DE ANTONIO ACEVEDO LINARES


POESÍA ERÓTICA DE ANTONIO ACEVEDO LINARES

Antonio Acevedo Linares - Escritor, Poeta, Catedrático - Bucaramanga, Colombia


Antonio Acevedo Linares
Escritor, Poeta, Catedrático - Bucaramanga, Colombia

EN UN LUGAR DE TU CUERPO
En un lugar de tu cuerpo
de  cuyo nombre quiero acordarme
donde se mezclan lo más
dulce y fértil de tu cuerpo
hay una sonrisa vertical
a descifrar como al mirarte
sobre un estanque de agua clara
donde sonríes desde el fondo
de ese cielo de agua y brotará
como primavera tu cuerpo que recuerda.
Poesía EróticaCuando hundas los pómulos en la
almohada y los senos desnudos
entre las sábanas blancas sin flores
y ni el viento ni el sol te roce en
la boca y el pelo y te duermas
con sueños, tu retrato junto
a tu lecho a la cacería de tu
sueño tocará fondo en la memoria.
ARTE ERÓTICA I
Sobre tu cuerpo
éste cuerpo te redime
y extiende su mano
y su corazón hasta
el palpitante vértice
de tu cuerpo y entre
tu pelo rubio revuelto
precipitándose como
agua de cascada disperso
sobre mi pecho y tu
oloroso cuerpo desnudo
a mujer tiembla como
una hoja golpeada
por la lluvia alrededor
de tu vientre y tu ofrenda
el corazón como un reloj
legitima las horas
y éste poema se queda
cautivo en tu cuerpo
en la consagración
de la palabra como
tu huella digital.
A CUERPOS ABIERTOS
Al reincidir en toda
la extensión franca de tu cuerpo
como el oleaje del mar
hacia la playa
como el viento inclinando
los trigales en abril
como un rayo de sol
brindándose a una tarde limpia
a vivirlo y a amarlo
en su espíritu y en su carne
se desbordan los cuerpos abiertos
en el tierno y dócil oficio
de los cuerpos desnudos.
MONTE DE VENUS
En tu monte Venus
crece una hierba tierna
olorosa a lluvia que
irrigo en el origen
de tu cuerpo y tu vientre
originario a orillas
de la dulzura se nutre
de la savia que germina
la raíz de tu orquídea negra
junto al corazón que en
la memoria contiene
el recuerdo y el olvido.
A ORILLAS DE TU CUERPO
A orillas de tu cuerpo
como a orillas del Mediterráneo
miro al horizonte donde
parecen estrecharse
mar y cielo y arrojo
anclas en tu bahía.
En el reino de tu cuerpo
descubro el paraíso terrenal
y eres territorio libre
cultivado de semen y hierba
y nunca cuerpo alguno
fue tan fértil cuando desnuda
eres la tierra prometida.
TU CUERPO BAJO PALABRA I
Tu cuerpo la  palabra
más amada que escribo
abierto de par en par
como una ventana
en donde me acodo
una tarde de origen
y al paisaje de tu cuerpo
llueve en tu corazón
ese otro corazón
que también te late
a eternizar en un verso
como se eterniza tu
cuerpo en este cuerpo
en el canto de cisne
de los cuerpos amados.
LA TIERNA HERIDA
Te palpita como
un corazón la tierna
herida que nunca
cicatriza y esbozas
una sonrisa que te redime
y mientras tus ojos
te delatan sueñas
a la mujer que ya eres
tu cuerpo que ya no
puedes destinar al olvido
porque no te da tregua
la tierna herida.
TU CUERPO
Tu cuerpo que estás
en  mi cuerpo
consagrado sea tu
cuerpo tierno y profundo
en la palabra
predestinada a tu
cuerpo y el poema
cuando a mi corazón
como a oír el latido
del mundo amorosa
y sonriendo te reclinas
y amo tus senos tus
ojos y tu pelo en la hora
del amor y del silencio.
MADRIGAL
En la floración
es más bella
la rosa
en la desfloración
más bella
es la mujer.
En la floración
se hace rosa
en la desfloración
se hace mujer.
EPIGRAMA
En el reino de
la palabra
escribo tu cuerpo
y creas el paraíso
En el reino de
tu cuerpo
escribo la palabra
y creas el poema.
ERÓTICA
Sobre la página blanca
se escribe un poema
como sobre la hierba
se ama un cuerpo
y sobre la página blanca
un poema crece como
un río como sobre la hierba
un cuerpo renace entre
las hojas y las flores
y la palabra se hace carne
como en un cuerpo como
la carne se hace palabra
como en un poema.
EPIGRAMA
Tu cuerpo es como el río de Heráclito.
OLOROSO TU PELO
Oloroso tu pelo
aún puedo recordarte
como se recuerda
a veces la caída de la lluvia
del último violento invierno
la palabra que tersa como
la piel redime como tu cuerpo
y tiene un olor a orquídeas
o sonrisas
el silencio de una calle
cubierta de hojarasca
donde los árboles son tan tiernos
como los amantes
Oloroso tu pelo
aún puedo recordarte desnuda.
HERACLITEANA
Nadie hace el amor dos veces
en el mismo cuerpo
dulcemente desnudo revelado en lo
más tierno de la noche
fluye lentamente como un río
y ya no es ese mismo cuerpo que amamos
levemente después bajo el olvido.
MADRIGAL
Poesía es amarte
sobre la hierba
amorosamente
bajo los árboles
mirándome limpiamente
en tus ojos
tiernamente verte
sonreír a la intemperie
dulcemente cubrir el cielo
de tu vientre
atardecer en tus senos
sobre mi pecho
y volver a morir
contigo eternamente.
LA HIERBA PÚBICA
En el origen del vértice
de sus muslos como tierno
follaje nace la hierba púbica
que alucina como amapola
y conjura olorosa como una
misteriosa flor nocturna
acaríciala con mágica ternura
y  ámala con secreta dulzura
que es ella la hierba púbica
en donde aflora la rosa
carnívora que hermosa devora
como el cielo a la noche.
EPIGRAMA
Ahora ya sabes que tienes
dos corazones que igual como
el que tienes en tu pecho
también te palpita como el que
tienes en medio de tus muslos.
EPIGRAMA
Entre más hago           
el amor más escribo
y entre más escribo
más hago el amor.
CONSTELACIÓN
Se olfatean como
felinos en celo y se oyen
su propia respiración
sus corazones palpitan
aceleradamente al unísono
en el galope y se lamen
como cachorros recién paridos
abrevan en sus cauces como
una orquídea que se respira
con una caída de rocío
y se acarician con la yema
de los dedos y los labios
infinitos como una constelación.
CON LOS CINCO SENTIDOS
Oír la hierba húmeda
que crece entre tus muslos
y sentir el olor de tu pelo
como el oleaje del viento
sobre tus hombros y besar
tus labios prodigiosos en
el corazón que palpita bajo
tu vientre y hacerte ver
estrellas en el firmamento
de tu cuerpo cuando desnuda
te abres como el mar en
tu ventana es amarte
con los cinco sentidos.
EPIGRAMA
El mundo esa bolita
de tierra y agua que gira
suspendida en el espacio
yo la tenía en mi mano cuando
tenía en mi mano todo tu cuerpo.
SALMO
Alabado sea tu cuerpo
porque el será mi paraíso.
HAIKU
Un grillo en el jardín
más me trasnocha
la ausencia de tu cuerpo.
EPIGRAMA
Tu cuerpo en mi cuerpo
es el cuerpo en donde amas
y mi cuerpo en tu cuerpo
es el cuerpo en donde vivo
toma mi cuerpo en tu cuerpo
como tomo tu cuerpo en mi cuerpo
y sea tu cuerpo que sueña
en mi cuerpo como mi cuerpo
que respira en tu cuerpo.
DOS CUERPOS DESNUDOS
Un cuerpo sumergido
en otro cuerpo
son dos cuerpos desnudos
sumergidos uno dentro
del otro como cuerpos
que se entregan dulcemente
atraviesan sus propias fronteras
y se decantan en sus propias orillas
hermosos como cuerpos amorosos
que se devoran hasta el fuego
sudorosos y olorosos a hierba
que se lamen en su propia desnudez
y en su deliciosa inmersión
de la carne en la carne
se lubrican en su lava ardiente
y dulces y transparentes
se regocijan en sí mismos
como cuerpos que se sumergen
uno dentro del otro
en invencible deseo
esa esencia de los cuerpos desnudos.
A ORILLAS DE UN RÍO
A orillas de  un río
en la arena amé
su cuerpo desnudo
a la intemperie
hundí mi rodillas en
a arena como mi sexo
en su soñado sexo de orquídea
olorosa y su cabeza hermosamente
recostada en una piedra
dejaba caer su dorado pelo de trigales
sobre la blanca constelación de su
piel llena de lunares como una
noche llena de estrellas
y sus ojos azules se volvían
dulces como su  boca
que entreabierta y húmeda
besaba pacíficamente
con el rumor del río
que fluía caudaloso
como mi semen en
su honda y roja
sonrisa atardecida. 
 EPIGRAMA
Tal vez ya nunca
escribiré ese hermoso
poema a tus ojos
ni a ese húmedo
follaje que reverdece
entre tus muslos ni
a esos senos que tiemblan
ni a tu pelo que se
desata bajo mi cuerpo.
Tal vez ya nunca
escribiré ese hermoso
poema que tu cuerpo
siente estremecida.
EPIGRAMA
Los hombres lo escalan
con verdadera proeza
en la cordillera del
Himalaya el monte Everest
en el Pico de los Andes
el monte Aconcagua
en Tanganyka  en el Africa
oriental el monte Kilimanjaro.
En tu cuerpo yo apenas
escalo el monte de Venus.
DESCUBRIMIENTOS
En el siglo XV
Cristóbal Colón
descubrió un continente
en tierra firme que
después fue llamado América.

En el siglo XVI
Mateo Colón
descubre una  dulce tierra
entre los muslos de una
mujer desnuda llamada clítoris.

Dos descubrimientos
que cambiaron
el rumbo del mundo.
PARÁBOLA DEL EDÉN
En el Edén vivían desnudos Adán
               y Eva
y un día, en forma de serpiente
Eva enseñó a Adán a disfrutar
del olor y el sabor de la manzana.

Y fueron arrojados del paraíso.
Habían descubierto la manzana del deseo
                 y el placer
y juntos fueron felices por siempre.
EROS II
Su boca roja
lo besa con dulzura
que ávida y tierna
con su lengua gozosa
amorosa y deliciosa
lo lame hasta el delirio
que se estremece en el
fondo de su boca carnosa
y como en lava derretido
tibio y espeso lo
absorbe dulcemente
con los ojos cerrados.
 EROS I
Tus más hermosos
muslos abiertos
descubren como una
dulce fruta jugosa
sobre la hierba sus
labios rojos que se
derriten cuando lames
con la punta de tu lengua
que se sumerge en lo más
húmedo y profundo de
sus prodigiosos muslos
abiertos en el maravilloso
nacimiento del mundo
que penetras hasta
el fondo de su carne.
EPIGRAMA
Amo tu deseo cuando
deseas mi cuerpo
como amas mi deseo
cuando deseo tu cuerpo.
EPIGRAMA
Ni otro paraíso ni  otra tierra  prometida
si tengo el paraíso y la tierra prometida
                      de tu cuerpo
ni otro cielo ni otra oración
porque tu cuerpo es mi salvación.
TU CUERPO ES UN PAIS
Tu cuerpo es un país
Jorge Carrera Andrade

Tu cuerpo es un país
de hermosos valles
y colinas en donde vivo
a orillas de sus acantilados
un vasto cielo en donde
resplandecen sus horizontes
como un mar en donde sumerjo
mi cuerpo, una calle por donde
caminamos con los mismos pasos
de la mano en una noche
que aluna en sus ojos así
en invierno como en verano
un territorio donde siembro
con la lluvia y recojo los frutos
de la vendimia, un  hermoso
país de litorales y arrecifes
en el oleaje y en el viento
de su pelo y su sonrisa.
EPIGRAMA
Bajo la especie de una
biblioteca un hombre que
moró por los libros se figuro
el paraíso y una mitología
en la forma de un jardín
con manzanas prohibidas
y hubo quienes como
suntuosos palacios de oro.
En la forma de tu cuerpo
yo me imagino el paraíso.
LABIOS
Tus bellos labios
como la sonrisa de la Gioconda.
Alabados sean en tu cuerpo
como los girasoles de Van Gogh.

Tus bellos labios rojos como los de tu boca
que palpitan bajo tu falda como tu corazón
maravillosos como la torre Eiffel.
MI PATRIA
Tu cuerpo es mi patria
rodeado de dos océanos
y un hermoso horizonte
y su paisaje son dos colinas
y un valle fértil como
su monte de Venus
en donde ondea una bandera
como su pelo del viento.
Tu cuerpo es mi patria
con sus preciosos yacimientos
y agrestes desembocaduras
como con su parque natural
de los nevados y sus cascadas
su jardín de orquídeas y corales
sus ciénegas y arrecifes
desiertos y santuarios
de flora y estoraques.
Tu cuerpo es mi patria
que escribo y amo
y sueño en esta página.
A VECES QUISIERA
A veces quisiera escribir un poema
como tus ojos soñadores
un poema como la sabiduría
de tu cuerpo cuando me abrazas
y me ama
un poema con la forma de tu espalda
o de tu cintura
ondulada como una guitarra como la forma
de tus nalgas redondas como duraznos
o de tus senos hermosos como la colina
del monte de Venus.
A veces quisiera escribir un poema
como la dulzura de tus muslos abiertos
como un cielo
cuando te penetro hasta
la profundidad de tu orilla infinita
pero me sale éste poema
como el croquis de tu cuerpo
que quisiera escribir en un poema.
LA REINA
Habrá otras mas
anchas que tu
pero tu eres la reina
puede que existan
otras mas hondas que tu
pero tu tienes corona
puede que nadie la vea
cuando vas por la calle
pero tu eres la reina
nadie ve la aureola
que tienes
solo yo
cuando te lamo
con mis labios
y te palpo
milímetro a milímetro
mi lengua que conoce
uno a uno todos tus
rincones
te ha elegido la reina
de todas las vaginas.