Amazon Deals

viernes, 8 de enero de 2016

ETERNIDAD, Benjamín Adolfo Araujo Mondragón

ETERNIDAD

Benjamín A. Araujo M.

Yacías cual tempestad que calma y vuelve luego,
eras el infinito engarrotado en cruces de tiempo;
relámpagos de vida atosigando con Eros en tu cuerpo
y nunca pude verte sólo sentirte y gozar hasta saciarme.
Nunca, lo juro aquí, postrado ante mi tumba
pude verte morir en éxtasis de orgasmo
y claman mis hormonas por verte otra vez más
por saberte y lograr ese ensimismamiento
que alguna vez, me dicen, tuviste y nunca,
nunca vi; sólo los que miraban nuestro lecho
adormilados por el éxtasis cruel del inmenso
placer que mostramos a los voyeuristas
y ellos comentaron en plazuelas y puertos.
Relámpagos, mujer, diosa del gozo inmundo,
fuiste en mi lecho de vida sólo en instantes
pero esos momentos eran la metáfora fiel
del infinito, la prueba verdadera de la eternidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario