Amazon Deals

martes, 1 de julio de 2014

"EL SILENCIO DE LOS ANIMALES" DE JHON GRAY, Mauricio Sáenz

El silencio de los animales Jhon Gray Sexto piso $50.400 325 páginas

Crítica libros

Mauricio Sáenz reseña 'El silencio de los animales' de Jhon Gray

Mauricio Sáenz

Publicado el: 2014-06-18

Para quienes viven en un mito, este parece obvio. El progreso humano es un hecho obvio. Si uno lo acepta, se hace con un lugar en la gran marcha de la humanidad. Pero la humanidad no marcha hacia ninguna parte. Es una ficción compuesta por individuos para los cuales la vida es singular y definitiva”. Con esas palabras, el filósofo inglés John Gray plantea uno de los aspectos fundamentales de su ensayo El silencio de los animales. Sobre el progreso y otros mitos modernos. Gray pone contra las cuerdas muchas de las “verdades” que sustentan la existencia de un género humano que, como “no puede soportar mucha realidad”, tiende a crear realidades abstractas, formas de autoengañarse que se convierten en trampas invisibles.
El autor, sin embargo, no busca simplemente desmontar las ilusiones con las que millones de personas creen dar sentido a sus vidas, sino ofrecerles alternativas para que abracen una existencia más verdadera y significativa. Para ello cita a decenas de autores que han cuestionado las ideas convencionales que posan de verdades inmutables.
La primera, por supuesto, es la de que la civilización viaja en una senda de progreso que hará imposible regresar a la barbarie. Ese mito es un vestigio del cristianismo primitivo. Jesús, al anunciar por primera vez el fin de los tiempos, subvirtió creencias más antiguas según las cuales no había nada nuevo bajo el sol y el devenir humano transcurría con los ciclos de la naturaleza. El nuevo relato incluyó la idea de la salvación, que con el tiempo transmutó en el conocimiento y el poder, lo que condujo a consecuencias lamentables.
Gray sostiene que a esa epifanía se unieron con el tiempo la Ilustración, el romanticismo y alucinaciones como la globalización y la ciencia convertida en culto, para destruir las bases de lo que hubiera podido ser la felicidad. De modo que, aunque no lo sepamos, nuestras sociedades seculares están imbuidas de esa idea religiosa que influye en la forma como concebimos el pasado, el presente y, sobre todo, el futuro. El autor afirma que en realidad no hay un gran proyecto colectivo, no vamos para ninguna parte, no hay un gran final esperándonos.
Ese mito se combina con otro igualmente funesto para Gray: el humanismo liberal, que sostiene que el ser humano tiene la capacidad de avanzar hacia una vida dominada por la razón y la libertad. Gray señala que a lo largo del siglo xx el hombre, a pesar de siglos de civilización, demostró que es racional solo parcial e intermitentemente y siempre está al borde de la anarquía y el caos.
Tal vez, dice Gray, los humanos siguen siendo más animales de lo que piensan. “La unicidad humana, sostiene, es un mito heredado de la religión que los humanistas han reciclado como ciencia”. Una afirmación que parece demostrada por el divorcio entre el progreso científico y el moral: “Si hay algo único en el animal humano es que tiene la habilidad de adquirir conocimiento con rapidez, pero es crónicamente incapaz de aprender de la experiencia”.
Y en cuanto a la religión, Gray recoge la idea del misticismo sin dios, relacionada con la teología negativa, según la cual la existencia divina no puede ser reflejada en ideas o creencias, o sea que las palabras no sirven para hablar de dios. Y si para los humanos solo es verdadero lo que pueden describir con el lenguaje, dios es irreal. Los místicos sin dios no quieren integrarse a una divinidad eterna e infinita, sino agudizar sus sentidos para apropiarse de la naturaleza y el momento.
Audaz, entretenido, esclarecedor, provocador, intrigante. Esos adjetivos le van bien a un texto apropiado para quienes tienen la mente tan abierta como para pensar que, detrás de la batería de mitos que nos determinan, hay maneras diferentes de concebir la existencia en este mundo lleno de misterios en el que nos tocó vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario