Amazon Deals

jueves, 6 de agosto de 2015

CUENTO BREVE: UNA GRACIA DUPLICADA, Felipe Garrido

Felipe Garrido
Una gracia duplicada

Cuenta Bolaños, príncipe discretísimo, que en cierta corte había dos militares que se aborrecían y que eran destacados el uno por su codicia y el otro por su envidia. Y un día, por divertir a sus cortesanos, el rey de aquellas tierras los llamó a los dos y frente a todos les dijo que bien conocía sus leales servicios y su valerosa entrega en las batallas y que para darles galardón por sus merecimientos, que alguno de ellos solicitara lo que quisiera, y que el otro recibiría el doble de lo que el primero hubiera pedido. El codicioso se negaba a pedir lo que quería, pues sabía que su enemigo lo recibiría duplicado. Así que fue el envidioso quien alzó la voz: “Para que Su Majestad pueda cumplir con la palabra empeñada –dijo con voz firme y clara– le solicito, como única gracia, que enseguida ordene que me saquen un ojo”.
Cuídate de los envidiosos, amantísimo, serenísimo señor.
(De las historias de san Barlaán para el príncipe Josafat.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario