Amazon Deals

jueves, 10 de abril de 2014

UNA RESEÑA ACTUAL (Juliet, desnuda de Nick Hornby)

Juliet, desnuda, de Nick Hornby


Nick Hornby es como ese conocido melómano, periodista musical, técnico de sonido o coleccionista de discos; pero él escribe novelas. Obras en las que la música "popular": rock, blues, folk (y seguro que me dejo algún estilo porque yo no soy una experta) funcionan como hilo conductor de la trama o como un personaje más. 

Conocía a este autor por Alta fidelidad, que no he leído, pero en la que está basada una película digna a pesar de estar protagonizada por John Cusack.

Creo que hay varias novelas suyas adaptadas al cine, lo cual es lógico ya que su estilo es muy visual y tiene un ritmo narrativo ágil y muy cinematográfico.

Juliet, desnuda, es el título de la novela y dentro de la trama es el nombre de un álbum acústico de Tucker Crowe, un cantante maldito que lleva quince años sin publicar ningún disco y que gracias a Internet cuenta con un grupo de megalómanos obsesionados con su figura que se dedican a estudiar sus canciones y su vida hasta el más mínimo detalle, y a elucubrar sobre los motivos de su desaparición de la escena musical. De todo esto nos vamos enterando a través de Duncan, que es uno de sus más acérrimos fans. 

La novela empieza con un viaje que hacen Duncan y su novia Annie por los EE UU, siguiendo los pasos de sus últimas actuaciones. Una vez de regreso a su aburrido pueblo costero de Inglaterra, la aparición de Juliet, desnuda va a revolucionar sus vidas.
Este es el trasfondo, pero la verdadera historia, y lo mejor de la novela, es la relación de pareja entre Duncan y Annie. Casi rozando la cuarentena, llevan quince años juntos y su relación ya no tiene mucho sentido. Es una sucesión de rutinas, roles enquistados y miedo a la madurez, muy bien descritos por Hornby, que no es nada complaciente con sus personajes pero que hace que te conmuevan y te hagan reír, porque es fácil verse reflejado en sus miserias. Sus vidas van a dar un vuelvo cuando Tucker Crowe se cruce de forma sorpresiva en sus vidas, y aprenderán que nunca es tarde para perseguir lo que realmente se desea.

Los personajes, sobre todo Annie, destilan humanidad, y sus diálogos hacen que sea fácil olvidar que son personajes en lugar de personas reales. La novela es incisiva, desmitificadora y a la vez sencilla y sin pretensiones.

Me ha parecido entrañable y con un argumento muy original, aunque es cierto que después de una primera parte brillante en la que es difícil soltar el libro, la segunda parte pierde fuelle y se vuelve algo previsible y sin la chispa del comienzo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario