Amazon Deals

lunes, 9 de junio de 2014

PERDÓNAME SEÑOR, Magi Balsells

PERDONAME SEÑOR

Postrada con total humildad, ante tus pies te pido Señor, que intentes comprenderme en tu sabiduría infinita, se que peque, por las cuestiones de la Santa Madre Iglesia, pero no me arrepiento, hay una fuerza superior a mis votos  de obediencia y castidad, y es la fuerza del amor.

Lo tengo contigo, pero es un amor espiritual, que solo salvara mi alma en el día que deba de entregártela, y entonces podrás juzgarme.

Perdóname si esto te parece una blasfemia, pero hay otro amor  y este es  terrenal, y del el quiero que seas participe, ya se que todo lo ves, todo lo oyes, por esto quiero que veas en mi corazo este sentimiento que de el se ha apoderado.

Fui preparada para ser una de tus siervas, no teniendo otro amor que el que yo debía de profesarte, pero la vida me dio una sorpresa cuando sentí por un hombre un sentimiento hasta entonces desconocido, pleno de deseos, solo mi pensamiento estaba dedicado a el, tenia necesidad de verlo, de sentir su cuerpo junto al mío, anhelaba sus besos , sus caricias, que no sabia como eran pero intuya que podrían calmar mis desosiegos, y estos deseos pecaminosos de entregarme de cuerpo y alma solo a el
Me escape del claustro dejando escondidos los hábitos, fue una mañana para ver si podía encontrarme con mi ser querido, cosa que ocurrió ya que sabia donde frecuentaba por conversaciones que habíamos tenido. Cuando lo encontré  me acerque y sin asomo de vergüenza ni pudor, le dije que lo amaba, se quedo pensativo, me miro fijamente, en sus claros ojos, vi un rayo de felicidad y cuando su hermosa boca hablo, fue como oír las trompetas del cielo, ya que sus palabras fueron tan simple como verdaderas,  al decirme que el también me amaba, pero nunca se hubiese atrevido a decírmelo por mi condición religiosa.

Nos cogimos de las manos, acercamos neutros rostros pa.
ra darnos este primer beso, que sensación, que hechizo eléctrico recorrió mi cuerpo, se me erizo el vello en todo mi cuerpo, palpitaba mi corazón como nunca lo había hecho, estaba en una nube de deseo y pasión.

De regreso al convento después de muchas horas gozando de este primer encuentro, me fui a visitar a la Madre Superiora, explicándole  mis deseos de abandonar la orden religiosa, me escucho atentamente, y me dijo que esto era imposible, que había echo los votos y no había vuelta atrás, y que solicitaría que  yo fuera trasladada a un convento de clausura, terrible castigo  para mi que solo quería amar y ser amada como mujer, no como sierva de Dios.

Mi desespero fue grande, se cerraban  todas mis ilusiones, ,
Por lo cual en uno de los momentos de recogimiento, deje todas mis pertenecias religiosas, salte el muro del convento y huí al lado de mi ser querido.

Como veras mi buen Señor, no he cometidos ningún pecado pues ya me dirás si amar con esta fe es cometer pecado
Espero tu bendición y comprensión.


Magi Balsells

Derechas reservados 

No hay comentarios:

Publicar un comentario