Amazon Deals

martes, 10 de junio de 2014

ALBA DEL MONJE, José Kozer (Cuba)


Alba del monje


Como un ejercicio de meditación, el ascetismo de la escritura se engendra en la mirada de un hombre en busca de su esencia

José Kozer 

El monje se quedaba un largo tiempo, la
hora o era un mes, o una
kalpa al completarse,
mirando el tronco del
árbol a la salida del
monasterio.

Bajo ese árbol pasó horas leyendo sutras,
repitiendo las
devociones,
prácticas de
caligrafía,
copiar poemas
tradicionales en
tres idiomas
(tradicionales)
tres tintas de
espesor (color)
diversos: oía
retozar unas
aves, pensaba
en los monos de
la India, tal vez 
Sakyamuni los
viera, serpientes, 
roedores.

Olvidó el nombre del árbol. Toda una larga existencia
transcurrida a su sombra,
el nombre de los insectos
que veía, los que se
arrastran, los que se
ladean, los que alzan
vuelo corto, los que
recorren las distancias:
el tronco del árbol era
un sistema de raíces
secundarias, líber,
albura, de su rugosidad
saldrían las garlopas,
ingletes, bancos de
carpintería: un buen
día cofres de madera
imperecedera, el féretro
y el arcón: el monje se
espabilaba, mucho
que hacer, no opera
el mundo a base de
meditación: se ajustaba
la túnica, guardaba en
una manga el libro de
devociones, y ya por
el camino le iba dando
vueltas y más vueltas
a la primera tarea del
día tras la meditación:
pulir los bronces del
atrio, al pulirlos evitar
por todos los medios
incurrir de nuevo
en la inercia de la
contemplación.
_________________
José Kozer (La Habana, 1940) es poeta y traductor. En su ingente obra, publicada en editoriales de diversas latitudes como España, México, Colombia, Brasil, Cuba, Perú, Ecuador, Argentina, República Dominicana y Estados Unidos, se encuentran Padres y otras profesiones (1972), Y así tomaron posesión en las ciudades (1978), La rueca de los semblantes(1980), El carillón de los muertos (1987), La voracidad grafómana (2002),Trasvasando (2006), JJJJ160 (2008), Tokonoma (2011) y Satori (2013). En 2013 recibió el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario